Ademán de...


Las heridas dejaron de importar.
Las bocas, como heridas,
dejaron de importar.

Estás llena de cicatrices
y dices que no sabes,
que no sabes por qué estás llena.

Ya lo hicieron una vez.
Nuestro aliento perdió
la virginidad en otro tiempo.

Cicatrizan en un beso
las heridas que nos hicieron.

2 comentarios: