Tempestad


Harto de escribir sobre caricias
y dogmas de la piel,
corto las venas de mis dedos
para escribir con sangre.

Ríos de tinta fluyendo
por incercia sin agotamiento,
mezclando sudor frío
del tacto herido.

Los fluidos nunca hablan,
sólo emergen
entremezclando el sabor,
o el color a labios líquidos.

Lágrimas resbaladizas
llegadas del lagrimal de la herida:

letras descongeladas
provenientes de la morada
de los sentimientos fríos
que despiertan cuando escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada