Requisitos de una patria querida sin marcha atrás


Mándame una postal de regreso,

con figuras pintadas en pasado negro


Mándame aquella sonrisa amarga,

escondida bajo la dentadura de tus armas


Mándame el tuétano que resistió

a tiempo la alambrada del dolor


Mándame tus restos, soldado,

si lo que sientes allí,
es temor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario