Noches en Japón


Es una gran cosa saber cuándo se va a morir. Uno puede organizarse y convertir su último día en una obra de arte. Por la mañana, mis verdugos vendrán por mí y yo les diré: "¡He pecado!" Matadme. [...] Mi sangre se derramará y resultará ser pimienta negra. Tomad y comed, porque ésta es mi pimienta derramada por vosotros y por todos los hombres, la pimienta de la alianza nueva y eterna. Estornudad en conmemoración mía."

*

En realidad, muy pronto caerás en la cuenta de tu error, ya que el espejismo de tu victoria sólo puede ser provisional. Y no disfrutes del momento: deja ese error de cálculo para los occidentales. El momento no vale nada, tu vida no vale nada. Nada que dure menos de diez mil años tiene valor alguno.

(Amélie Nothomb)

2 comentarios:

  1. grazie per essere passato da me!! Ti faccio tanti complimenti per il tuo blog!!

    ResponderEliminar
  2. Santo Cielo qué estornudo más místico...

    Abrz.

    ResponderEliminar