Te supe frágil y desnudo... (Chantal, ¡oh! Chantal)


Te supe frágil y desnudo,
tan frágil eras, tan desnudo
que se quebró tu sombra al respirar.
Abrí la puerta y las voces del agua
adoptaron la forma de tu cuerpo.
Tan leve parecías, tan al borde
de ti
que la noche aprendió
el modo de dormirse sobre el río.

(La otra orilla, Chantal Maillard)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada