Se trata de mirar

No mires atrás.
No mires por si acaso.
No mires más allá.
No mires el mirarte.
No mires tus ojos inacabados.
No mires los labios que supuran.
No mires esa saliva.
No mires quién la recoge.
No mires tus manos.
No mires las que las tocan.
No mires esas caricias.
No mires la mirada.
No mires abajo.
No mires tus párpados.
No mires esas sábanas.
No mires quién te las cierra.
No mires la oscuridad.


No mires tus ojos cerrados.
No mires la luz que penetra.
No mires el color que genera.
No mires la piel.
No mires tus lágrimas.
No mires el rastro húmedo.
No mires el ahogo de tus pupilas.
No mires su mar blanco.
No mires su agonía.
No mires el océano que hay dentro.
No mires las entrañas.
No mires su coral.
No mires de sentirlo.
No mires nada.
No mires de no mirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada