O poeta é um fingidor

O poeta é um fingidor.
finge tão completamente
que chega a fingir que é dor
a dor que deveras sente.

(Fernando Pessoa)

Los hombres hacen poesía imaginando el momento previo de bustos comiendo pollas por doquier, sin un ritmo capilar que sea testigo del eterno ayuno de la boca de mármol, cada vez más blanca, sin cabellos por donde agarrarse para empujar más adentro y estremecerse.

Se imaginan el dolor del movimiento fraudulento de una barra de labios manchando sin cuidado el rostro albino de una cara conocida, decorada por el hedor del sexo -machacado- en guerra. El hombre le ofrece su entrega, su poética física, su energía y voluntad de hacer revivir la boca que ahora le mira, con pupilas de sangre.

La temperatura del mármol deviene más alta a medida que el poeta está más cerca de eyacular. El ritmo se aprieta y el movimiento que genera le alimenta la polla. Había pensado en poder dar vida a la bestia blanca que le satisface de dolor. Por ello y por su propio menosprecio pega su condición física contra la cara del filósofo que le asevera, con el rostro imperturbable: "jódeme", sin saberse busto.

2 comentarios:

  1. Hola Roger! Muy buena entrada, llama a la reflexion creo yo... Trabajo para una cadena de hoteles en veracruz y me gustaria imprimirla y repartirla a los clientes. Me dejas hacerlo?? Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Mándame un mail a esta dirección y nos ponemos en contacto: rvjou17@gmail.com

    ResponderEliminar