No quedará nada en las tabernas de mañana


El desasosiego me sigue
en las noches cerradas
de estrellas que ahora
son resquicios de carcoma

recién nacidos
aprenden
gritando
hípidos
de amor
antes
de que sus ojos
puedan ver

borrascosas
imágenes
politicidas

perturbaciones
democráticas
insomnes

cojines de palabras
rellenos de hiel
me ahogan
clamando
poesía

con miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada