La perrita de Venus de Urbino


No cierres los labios,
lengua extranjera

lame mis asaduras

muérdeme el himen
que mi pene nunca perdió

sabor a piedra
y tú,
interior intacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada