Fatal error


El último cardiograma de mi vida
fue una pantalla de colores verdes,
un e-mail en mi bandeja mental
con caballos troyanos de esperanza.

Una cola de lagartija muerta
se mueve incesantemente,
mientras un labio se rompe,
sangra y se deja de morder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario