No, nada


No necesito razón
ni latidos,
ni tener sentidos
que me pidan buscarte

no requiero el polvo
ni sentirme Nada,
sólo el precipicio del mundo

no nos hemos buscado nunca,
ni a nosotros mismos

¿cómo íbamos a encontrarnos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada